Buscar

En uno de los talleres una alumna experimenta con un

relato policial. Puede terminar en relato largo o, tal vez, en nouvelle. Además de la trama, sabe, es determinante la densidad de su personaje. Por lo que recurrimos a los consejos de la gran cuentista Flannery O'Connor, en "Misterio y Maneras":

* La naturaleza de la literatura está determinada por la naturaleza de nuestro aparato perceptivo.

* El escritor apela a los sentidos y no se puede apelar a los sentidos con abstracciones.

(Conocemos la máxima: "no explicar sino mostrar". Mostrar o hacer ver, hacer oler, hacer saborear, hacer oír, hacer sentir: esa es la vara de mago del escritor).

* La ficción, sigue Flannery, se presenta de manera que el lector siente que se está desplegando a su alrededor.

* En la época de Henry James el autor empezó a dejar que la historia brotara de la boca y de los ojos de los personajes, como si él no contara. Para el momento en que llegamos a James Joyce es imposible encontrar al autor en todo el libro.

* Cuando se escribe en literatura se está hablando con personajes y acciones y no de personajes y acciones. Aunque es un arte narrativo, la literatura depende enormemente del drama.

Para terminar nos quedamos con la observación de otra gran cuentista, la argentina Samanta Schweblin: "Es el personaje el que te lleva de la mano por la historia".


Ya se perfila el personaje en este nuevo relato policial del que hablábamos. De su mano, la historia avanza.





© 2018 by LA FÁBRICA DE HISTORIAS. 

Si tenés alguna consulta o estás interesado en nuestros materiales, escribinos a rosalia@fabricadehistorias.net